Recargar dormirEscrito por Débora Rodrigo de Racancoj
Es fácil encontrar algunas tablas guía que médicos y otros profesionales ponen a disposición de padres y educadores que muestran cuántas horas de sueño diarias son necesarias para un niño promedio según su edad. Los profesionales saben e insisten en la importancia del descanso para las personas, especialmente para los niños. Es una pieza fundamental en su desarrollo. Les hace crecer sanos y desarrollarse correctamente.
Nosotras, como cristianas, estamos también en crecimiento y desarrollo constante (Fil. 1:6), el descanso del espíritu es también fundamental para nosotras, así como el físico lo es para los niños.


Sabemos que encontramos descanso en Jesús, y lo dice claramente en las escrituras: “venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mt. 11:28). La palabra griega para “descansar” que se utiliza en el original en este versículo es ἀναπαύω (anapauo). Esta palabra tiene algo interesante en su composición. La primera parte de la palabra es la preposición ἀνα- (ana-) que indica, entre otros de sus significados, repetición. El descanso es una actividad repetitiva, que ocurre una y otra vez.
Muchas veces vemos el descanso como una necesidad después de realizar una tarea extenuante o desgastante, pero lo cierto es que cada una de nosotras tenemos una cita programada cada día después de que se pone el sol con nuestra almohada para descansar. No sólo descansamos cuando estamos agotadas. Cada día, independientemente de lo cansadas que estemos, dormimos una cantidad importante de horas porque sabemos que si no lo hacemos no soportaremos las exigencias del día siguiente. Y esto se repite cada día, una y otra vez.
En el terreno espiritual, programar un tiempo de descanso con Jesús cada día es para la mayoría de nosotras una tarea pendiente. Pensamos en él seguramente sin dudarlo cuando las exigencias y los problemas de la vida nos dejan sin fuerza. Entonces acudimos a Jesús e imploramos restauración, renovación, descanso. Pero tan pronto como tenemos fuerzas de nuevo nos olvidamos de que necesitamos descansar de forma periódica para reponer fuerzas.
Si queremos crecer y desarrollarnos sanas espiritualmente, necesitamos programar un tiempo de descanso diario. No he visto todavía ninguna tabla guía que nos indique la cantidad de tiempo diario que necesitamos pasar con Jesús para nuestro descanso espiritual, pero sospecho que muchas de nosotras estaríamos incumpliendo el tiempo mínimo recomendado. ¿Crees que podemos así crecer y desarrollarnos espiritualmente? ¿Piensas que estaremos preparándonos correctamente para pruebas, tentaciones y demás?
Y tú, ¿has descansado suficiente para enfrentar el día de hoy?

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0 / 1000 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 1000 caracteres
Your comments are subject to administrator's moderation.
  • No se han encontrado comentarios

Donar

Necesitamos tu ayuda para poder seguir equipando a más mujeres a lo largo de las Américas.

 

Noticias por email

Suscríbete al Blog - Ministerio Hermana Rosa de Hierro por correo electrónico

Si te gustaría suscribirte a nuestras noticias mensuales por Email, llena el formulario en la página de noticias.

Contáctanos

1-501-593-4849

O envíanos un email

La base de operaciones: Searcy, Arkansas, USA

Fotos

¡Deléitate! en Lima, Perú
Iglesia de Cristo Salamanca presenta el evento para 80 mujeres de 9 congregaciones el sábado, 1 de julio.
Mira nuestra galería de fotos para ver más.